¿Cuándo endeudarse y cómo reducir las deudas?

Soluciones de financiación para la economía familiar

 

En la entrega anterior hablamos de manera general acerca de los préstamos, los intereses, las tasas y los plazos de las entidades financieras, y precisamos la clasificación de las deudas personales con la intención de contribuir a su criterio analítico a la hora de ahorrar o adquirir deudas para comprar e invertir en lo que usted quiere, sueña o necesita.

 

Bienvenido al recorrido del módulo 3: “Soluciones de financiación” (parte 2).

 

¿Cuándo endeudarse?

Hay varias formas de asumir gastos importantes para cumplir sus metas. Antes de adquirir un crédito, piense bien si se trata de deudas buenas o malas, y si puede esperar para ahorrar más. Reflexione y contéstese estas preguntas antes de dar ese paso:

•          ¿Lo necesito?

•          ¿Realmente lo necesito ahora o podría ahorrar y esperar para poder pagarlo en    efectivo?

•          ¿Cuál es el costo total en el año?

•          ¿Sería una deuda buena o mala?

•          ¿Puedo permitirme los pagos mensuales?

•          ¿Qué otras cosas tengo que sacrificar para hacer los pagos mensuales?

•          ¿Podré conseguir otro préstamo que me ofrezca mejores condiciones?

•          ¿Cumplo con los requisitos para obtener un crédito?

 

Para saber si cumple con los requisitos necesarios para solicitar el crédito, tenga en cuenta siempre sus fuentes de ingreso (todas fidedignas), su capacidad de pago (sus ingresos deben cubrir sus gastos ordinarios y obligaciones financieras) y sus hábitos de pago (a tiempo, sin afectar su historia crediticia).

 

Considere lo que toma en cuenta una entidad financiera para aprobar un crédito y analice su capacidad de pago. Incluya en sus deudas el cupo aprobado de sus tarjetas de crédito y de los créditos rotativos, así no los esté usando. Procure que la porción de los ingresos que destina al pago de sus deudas sea menor del 30 % de sus ingresos totales, para evitar que esas mismas deudas lo asfixien.

 

Mantenga una buena historia crediticia. Consúltela periódicamente y, sobre todo, antes de pedir un crédito. Recuerde que esta es una referencia comercial, pues muestra su relación con varias entidades y les indica a posibles acreedores cómo sería su comportamiento con un nuevo crédito.

 

¿Cómo reducir las deudas?

Identifique si padece alguno o más de los siguientes síntomas:

•          No sabe exactamente cuánto debe.

•          No logra ahorrar al menos un 10 % de los ingresos mensuales porque tiene que pagar deudas.

•          Destina más de un 30 % de los ingresos al pago de sus deudas.

•          Acostumbra pagar sólo la cuota mínima de la tarjeta.

•          Pide un préstamo para pagar otro.

•          Se atrasa con los pagos.

 

Existen dos vías para aliviar su situación financiera:

 

•          Reducir las deudas: En el curso “Amigos, finanzas y consejos”, le contamos cómo comenzar a salir de ellas paso a paso.

•          Refinanciar: Remplazar una o varias deudas por otra. Esta opción puede serle útil cuando esté “apretado” en sus pagos y también cuando las condiciones del mercado sean mejores que las que tiene usted. Recuerde tomar en cuenta siempre el interés (compare siempre las tasas equivalentes), el plazo (a mayor plazo, cuotas más bajas, pero paga más) y otros costos asociados.

 

Si tiene más de una deuda, financieramente hablando, es mejor salir primero de la más costosa. Sin embargo, hay personas que prefieren pagar una deuda específica que les incomoda por alguna razón y eso también es válido. Lo importante es concentrar esfuerzos en acabar de pagar una de ellas más rápido de lo normal, es decir, aportando más de la cuota mínima, mientras que en las otras deudas se siguen pagando las cuotas normales.

 

En la próxima publicación veremos las formas de financiación que existen para cada situación. Recuerde que el curso “Amigos, finanzas y consejos” está disponible en www.unbuenvecinoloaconseja.com