Como lo vimos en las anteriores entregas, hay varios caminos tanto para ahorrar como para adquirir préstamos o créditos y reducir deudas. Ahora conoceremos otras formas de financiación y los contextos en los cuales se pueden aplicar.

 

Bienvenido al recorrido del módulo 3: “Soluciones de financiación” (parte 3).

 

Así es. Hay dos tipos de financiación a los que puede acudir:

 

·      Cupo. La entidad financiera pone a disposición del cliente un cupo por una suma de dinero que puede utilizar cuando lo necesite y pagar intereses sobre el monto usado. Este préstamo suele tener intereses más altos y es útil en casos de emergencia. Sus productos son tarjetas de crédito y créditos rotativos.

·      Cantidad fija. La entidad financiera pone a disposición del cliente una cantidad fija, que éste acuerda devolver junto con unos intereses pactados y en un plazo acordado. Este préstamo suele tener intereses más bajos y es útil para compras grandes. Sus productos son créditos de libre inversión, de libranza y de vivienda.

 

Defina su meta para elegir la forma de financiación que más le convenga. Por ejemplo, si su propósito es acceder a un programa de educación, comprar carro o tomar vacaciones, pida un crédito de libre inversión o de libranza; pero si su meta es comprar casa, piense mejor en adquirir un crédito de vivienda.

 

Procure mantener una buena salud financiera; analice el tipo de producto que le ofrece la entidad bancaria con la que va a adquirir el préstamo.

 

En el caso de las tarjetas de crédito y los créditos rotativos, tenga en cuenta lo siguiente:

 

·      La forma más fácil de acceder al crédito son las tarjetas de crédito. Le pueden dar tranquilidad al disponer de los cupos para cubrir emergencias, pero también pueden ser la opción más peligrosa, pues el crédito es más costoso si no lo sabe usar adecuadamente.

·      Existen dos formas de utilizar las tarjetas de crédito: como medio de pago, cuando difiere sus compras a una cuota y NO paga intereses; como crédito, cuando difiere sus cuotas a varias compras y SÍ paga intereses, pues el banco le está prestando el dinero.

 

Para disminuir el pago de intereses, usted siempre tendrá la posibilidad de pagar más del saldo mínimo, así haya diferido su pago a varias cuotas. Trate de pagar siempre el mayor valor posible (ojalá el total de la deuda).

 

En cuanto a los préstamos de libre inversión y libranzas, recuerde:

 

·      Evitar endeudarse innecesariamente.

·      Tener claras todas las condiciones.

·      Comparar las características de los productos de varias entidades bancarias.

·      Pagar el préstamo en el menor plazo posible.

 

Es recomendable tomar los préstamos con el menor plazo posible y asegurarse de que puede pagar la cuota mensual.

 

Al adquirir un crédito de vivienda, tenga en cuenta los pasos involucrados con la  compra de casa:

 

·      Determine qué cuota puede cubrir mensualmente (por ley, no puede destinar más del 30 % de sus ingresos al pago de la cuota).

·      Analice qué tipo de crédito le conviene más: pesos o UVR

·      Defina cuál es el proyecto más conveniente.

·      Cumpla los requisitos exigidos y reúna los documentos necesarios.

·      Valide si puede acceder a subsidios del gobierno tanto para cubrir la cuota inicial como para reducir los intereses.

 

No tome a la ligera la decisión de comprar, pues requiere una considerable inversión de tiempo, energía y dinero. En el curso “Amigos, consejos y finanzas” se le brinda una práctica y completa herramienta para que sepa qué tan preparado está para ser el propietario de una vivienda. Recuerde que está disponible en www.unbuenvecinoloaconseja.com


Artículos Relacionados