En noviembre se siente diciembre, y además de ser uno de los meses más alegres del año, el último mes del año se caracteriza por ser una de las temporadas en la que más gastos generamos. No solo porque tenemos la sensación de tener más dinero en el bolsillo gracias al pago de la prima de servicios, bonos navideños, altas ventas, entre otros, sino también porque es una época en la que queremos dar un detalle a quienes más amamos, viajar, hacer parte de las novenas y celebrar con las cenas de nochebuena y fin de año.

Por lo anterior, expertos recomiendan elaborar un presupuesto que indique cuidadosamente, en qué se va a gastar o no en esta temporada, puesto que una mala decisión financiera en diciembre se verá reflejada en enero.  Tenga en cuenta que, el presupuesto le ayuda a identificar sus ingresos y gastos en un período de tiempo determinado y si bien hace un presupuesto anual, hacerlo de forma quincenal o mensual, de acuerdo con la periodicidad en la que reciba sus ingresos, contribuye a alcanzar la meta. 

Organizar sus cuentas para esta época, le permitirá:

1. Saber cuánto dinero se recibe, haciendo una proyección de los ingresos mensuales fijos, más los dineros extra que está seguro va a recibir, y agregue ese dinero adicional que puede estimar con base en los ingresos de años anteriores y las metas que se ha propuesto; pero ¡cuidado!, con optimismo trabajará por alcanzarlas, pero no sobreestime la bolsa para no equivocar los cálculos.

2. Saber qué hará con el dinero, para no improvisar al recibirlo y correr el riesgo que de que se le desaparezca sin saber en qué.

Siempre reserve una partida para ahorro: administrar bien su dinero incluye tener presente siempre sus metas:

  • Deje un porcentaje para sus cuentas de ahorro.
  • Contemple también la alternativa de productos de inversión; son una buena elección.

Estime cuánto y en qué se gastará el dinero: anticipar la partida que necesitará para los gastos que se vienen los próximos meses y en particular los de diciembre, es un buen mecanismo para controlarse y definir cuáles tendrán prioridad. 

  • Tenga en cuenta los gastos que tendra: en diciembre sí, pero no olvide los que llegan en el nuevo año:
    • Regalos.
    • Fiestas.
    • Cenas.
    • Vacaciones.
    • Pago de obligaciones financieras.
    • Chequeos médicos anuales.
    • Mejoras locativas.
    • Deje la reserva para gastos escolares de comienzo de año.
  • Tips para no fallar en el intento:

Aunque parezca difícil ceñirse ese presupuesto, la verdad es que se puede lograr siguiendo una serie de pasos que, de hacerlo al pie de la letra, enero no se volverá en un mes tormentoso para sus finanzas.

    1. Haga una lista de regalos e incluya a las personas más cercanas. No se crea Papá Noel, tenga en cuenta los gustos y las necesidades de ellos. No regale cosas innecesarias que no vayan a utilizar. Además, tenga presente que el detalle es lo que cuenta, por lo que no debe sentirse obligado a regalar artículos muy costosos.
    2. Piense dónde va a comprar. Revise las tiendas que le ofrezcan descuentos sobre el precio del producto o promociones como 2x1.
    3. Planifiqué los días en los que irá a comprar. Estudios arrojan que comprar antes de diciembre puede generarle un ahorro de hasta un 40%. Si tiene la oportunidad de ir por los regalos antes no lo piense.
    4. Planifique las comidas. Por ningún motivo puede quedar por fuera la comida y bebida. Trate de preparar los alimentos en su casa y ahorrará una buena cantidad de dinero. También busque un lugar donde sea más económico y compre todo lo que necesite de una vez, quizá por cantidad salga con un valor más bajo.
    5. Sea precavido con los gastos de enero. No olvide que año nuevo responsabilidades nuevas, por lo que deberá cubrir otros servicios, como impuestos, gastos fijos, entre otros.

Por último, recuerde que la disciplina es importante para lograr salir invicto de deudas este año. Debe ser muy estricto en sus compras, por lo que antes de hacerlo piense si realmente lo utiliza y si no es una compra por impulso.

Antes de emprender el viaje de vacaciones y salir de compras, tome precauciones para que ¡no pierda el camino, ni el dinero de su bolsillo!.