> >

En la anterior entrega establecimos que para llevar a cabo las metas primero hay que definir los objetivos, y que éstos deben tener ciertas características, enmarcadas en tiempo, claridad, realismo y medición. Bienvenido al recorrido del módulo “Administración eficiente de ingresos y egresos” (parte 2).

Si usted ya ha trazado sus objetivos, seguramente podrá responderse a sí mismo cuánto dinero necesita para cumplir cada uno de ellos y en qué plazo podrá hacerlo. De esta manera, podrá decidir con más claridad en cuál objetivo enfocarse primero.

Fije sus metas y defina su rumbo: elabore su plan financiero

El plan financiero es una guía que lo puede ayudar a cumplir sus metas financieras. Es un paso a paso que funciona como un manual de instrucciones para hacer buen uso de su dinero.

La siguiente es una forma práctica de elaborar el plan financiero:

  • • Plantee sus tres objetivos principales.
  • • Defina la prioridad y el valor de cada uno.
  • • Establezca la meta (monto) mensual por pagar y el plazo en meses que le tomará llegar a la meta (monto) total.
  • • Mantenga un espacio o una columna dentro de su plan, en donde especifique la acción que debe emprender para logar cada uno de los objetivos propuestos. Por ejemplo, si su objetivo número uno es acabar de pagar las tarjetas de crédito, la acción podría ser no volver a usar la tarjeta difiriendo a varias cuotas y pagar mensualmente más del monto mínimo para abonar a la deuda.

Conozca sus ingresos

Para cumplir con su plan financiero, primero debe establecer cuáles son sus ingresos. 

Le compartimos algunas recomendaciones:

  • • Controle su dinero. Sepa exactamente de cuánto dispone para cada cosa.
  • • La diferencia entre lo que ingresa de dinero y lo que sale será lo que usted realmente puede destinar para cumplir sus objetivos. Para obtener lo que requiere, debe aumentar sus ingresos y disminuir sus gastos.

Para conocer mejor cuáles son sus verdaderos ingresos, elabore su propia lista; lo más recomendable es hacer una lista familiar para establecer todos los ingresos. Puede tomar en cuenta estos ítems generales de entradas mensuales:

  • • Salario.
  • • Descuento de salud.
  • • Descuento de pensión.
  • • Cuota del préstamo.
  • • Ingreso neto.
  • • Ingreso sin descontar el/los préstamo(s).

No olvide incluir en sus entradas los ingresos adicionales que tenga (bonificaciones, arriendos, propinas, negocios, ventas por catálogo, etc.).

Recuerde incluir en su lista si tiene algún descuento de nómina por concepto de créditos o préstamos para saber cuál es su ingreso neto, es decir, el dinero que recibe después de los descuentos.

Incluya en sus gastos todo lo que le descuenten, así como si hace ahorros voluntarios para algún fondo, etc.

Revise bien sus gastos

Ya que conoce sus ingresos, es momento de revisar sus gastos. Los egresos se pueden agrupar en gastos fijos y gastos flexibles.

Gastos fijos

Son aquellos que no se pueden dejar de pagar en una fecha fija, como los servicios, los impuestos, la salud, la educación, los préstamos y el arriendo.

Gastos flexibles

Son aquellos que se puede considerar aplazar, reducir o remplazar, como las actividades recreativas, las mejoras en el hogar, los viajes y los lujos.

Por lo general, las personas se concentran en buscar ahorros en los gastos flexibles. Sin embargo, no olvide revisar también sus gastos fijos, pues ahí también puede encontrar buenas posibilidades de aprovecharlos mejor.

En cualquier caso, es importante que sepa si está gastando más de lo necesario. A manera de reflexión, puede analizarlo con ayuda de las siguientes preguntas:

  • • ¿Piensa que está gastando más de lo necesario?
  • • ¿Podría ahorrar algo?
  • • ¿Cómo podría ahorrar?

Ya que conoce mejor cuáles son sus ingresos y gastos generales, en la siguiente entrega podrá seguirles la pista a esos dineros que se le van en el día a día y aprenderá cómo controlarlos.

Puede tomar el curso online gratuito si entra a https://unbuenvecinoloaconseja.com/.